En la canalización del arroyo de la 91 se usa la moderna técnica ‘Jacking Pipe’, que permite trabajar con una máquina que perfora la parte inferior de la vía sin tener que romperla.


El alcalde Alejandro Char inspecciona uno de túneles que se construyó para el trabajo de la maquinaria. Cortesía

Medio kilómetro del túnel que conducirá las aguas lluvias del arroyo de la calle 91 y 92 ya fue construido. Así lo informó el alcalde de Barranquilla, Alejandro Char, tras una visita de inspección a los trabajos que ejecuta actualmente la Unión Temporal Vial 2017, integrada por las firmas Castro Techerassi, A Construir S.A. y Viñas-Russi.

La tecnología aplicada en esta canalización ha permitido avanzar rápidamente con el menor impacto posible en la comunidad, que cuando terminen las obras dejará de padecer los estragos del peligroso arroyo.

“Son cerca de 162 tubos de 2,5 metros cada uno para un total de más de 400 metros lineales de túnel. Quién iba a pensar en cerca de medio kilómetro de túnel para conducir las aguas lluvias en Barranquilla”, dijo el alcalde.

Destacó, además, que las vías por donde se trabaja siguen con tráfico habitual y por debajo va la tuneladora haciendo todo este canal con tubos de alta tecnología. “De tal forma que, ahora, todo lo que llueva va a ir directamente a esos sectores y a ese canal interno sin trastocar la tranquilidad ni la movilidad de los ciudadanos”, anotó Char.

El mandatario agradeció a todo el equipo que adelanta la construcción de esta importante obra, ingenieros, arquitectos, constructores y operarios, por la implementación, el desarrollo y la aplicación de tecnologías avanzadas que ayudan a resolver un problema de antaño.

En la canalización del arroyo de la 91 se usa la moderna técnica ‘Jacking Pipe’, que permite trabajar con una máquina que perfora la parte inferior de la vía sin tener que romperla, garantizando el proceso constructivo con el menor impacto posible en movilidad y convivencia de los vecinos.

La tubería que se está usando es en concreto de alta resistencia y cuenta con un recubrimiento interno de alta densidad que permite garantizar las velocidades del diseño de la misma.

El arroyo de la calle 91 y 92 tiene una longitud de 1.500 metros lineales, un caudal de 29.3 metros cúbicos por segundo y una velocidad de 6.13 metros por segundo. Recorre deferentes barrios de la localidad Riomar y su canalización beneficiará a más de 100.000 habitantes.

Fuente: El Heraldo